EUTÔPIA

La palabra “eutopía” fue inventada en el Renacimiento por Tomás Moro, el autor de “La Isla de Utopía”, con el seudónimo del poeta Anemolio (anemos = viento) . Proviene del griego eu = adecuado, bueno, conveniente, feliz y topos = lugar. Una “eutopía” es, pues, un lugar bueno, conveniente y feliz. La eutopía es un lugar soñado, aparentemente imposible, que todavía no existe pero que sería conveniente y posible que exista, construyéndose así una nueva y mejor realidad. “Para que un gran sueño se haga realidad, primero hay que tener un gran sueño” (al clicar, ir a la foto del tren). Una empresa eutópica es un buen lugar feliz en el que trabajar e invertir dinero.

---insertar y /o saltar al verso y portada de Tomás Moro -----

“Eutôpia” tambien hace referencia a la utopía necesaria de armonizar sinérgicamente tres tipos de prosperidades o dimensión de valores que empiezan por “e”: la económica, la ética y la emocional, según el modelo triaxial de García y Dolan .

Además, surge en España, en el Mediterráneo europeo, en la European Union (E.U.) significando la necesidad de incorporar mayor desarrollo humanista (cultural, social y emocional) al pensamiento pragmático único predominantemente impuesto desde los centros de pensamiento y acción de EEUU.

“Eu” significa “yo” en portugués. El desarrollo de la conciencia personal es el núcleo del desarrollo organizativo y del desarrollo social.

El acento circunflejo sobre la “o” de Eutôpia invita a ser pronunciada con acento en la “o” en lugar de la “i”, y le confiere un carácter innovador, reivindicando el derecho de inventarse palabras transformadoras. La analogía simbólica del acento circunfejo también puede sugerir el tejado (^) de una casa acogedora o de una morada interior o ética de cada uno de nosotros

Finalmente, sugiere su identidad parcialmente electrónica (e-utopia) .